El Umbral de la Incertidumbre

El umbral de la incertidumbre. Adrián Fernández

Con “El umbral de la incertidumbre”, Adrián continúa la ampliación gradual del espacio ocupado por su obra, la cual, por ahora, mantiene su centro en la creación de imágenes fotográficas. En este espacio convergen y se enriquecen mutuamente nociones de la historia del arte, de la arquitectura y del diseño; particularidades de la fotografía como “retrato de objetos”—un camino que, en ocasiones, puede asociarse con el mundo comercial, del anuncio y de la presentación de un producto ante el mercado—; y un despliegue técnico preciso, muy capaz, que informa tanto la concepción, como la creación, impresión e instalación de las imágenes.

Si la fotografía es el gesto que detiene el tiempo, para crear una imagen fija de lo representado, la escultura—con su afinidad tradicional por lo duradero: la piedra, el bronce, la madera—aspira a existir en un tiempo eterno, y acepta con naturalidad el envejecimiento, hasta lo muestra con orgullo, a cambio de acceder a una vida que no dependa del instante y que, por el contrario, sea medida en décadas, cuando no en siglos. No por gusto, ante estas imágenes, admiramos las huellas de golpes y caídas, los rastros de accidentes, la decoloración y el quiebre de las superficies. Esas marcas definen al objeto escultórico como algo vivo, cambiante: cuerpos y rostros sufridos, lastimados.

Obras

Artistas